En este momento estás viendo Renta Alcalde romitense una Suburban y 4 unidades más

Renta Alcalde romitense una Suburban y 4 unidades más

***LUJOS. Al presidente municipal de Romita, Oswaldo Ponce, se le fue la Administración en lujos y promesas. Prometió austeridad, pero se dio el lujo de diluir la promesa. Desde enero de 2019, el Alcalde aprobó por medio de su Comité de Adquisiciones y Arrendamientos la renta de 5 unidades para las áreas operativas de su aparato gubernamental. Mes con mes, el Municipio gasta más de 100 mil pesos en la renta de esas 5 unidades, y a eso vaya sumándole combustible, conductores y mantenimiento. La gasolina cuesta, el operador percibe sueldo y el mantenimiento, como todo lo antes mencionado, va con cargo al pueblo.

***TROQUITAS. Y las unidades que renta el Municipio no son cualquier cosa. No vaya usted a creer que son carcanchitas o unas troquitas de los años 80, pues se trata ni más ni menos que de una Suburban, una Sienna y tres NP300. Mientras varias comunidades se la han pasado pidiendo agua y pavimentaciones, el priismo fósil de Romita optó por un contratito de arrendamiento con opción de compra. Sin duda, es un gasto innecesario en términos de racionalidad, austeridad y eficiencia en el uso del tesoro público, puesto que esos 100 mil pesitos al mes bien se pudieron haber usado en apoyos directos a la ciudadanía romitense, sobre todo ahora que la pandemia provocada por el coronavirus chino dejó económicamente noqueado a medio mundo.

***OSTENTACIÓN. Como alcalde, Oswaldo Ponce hizo alarde de una selecta flotilla vehicular que le cuesta más de 100 mil pesos mensuales al pueblo de Romita, 100 mil pesos con los que se pudieron dar becas o con los que se pudieron aliviar las dolencias económicas del comercio en pequeño. La ostentación y el derroche en el Gobierno romitense son, por decirlo de algún modo, la llave política hacia la alternancia. En las últimas dos décadas —y por el alto nivel de conciencia política que prevalece en Romita— no ha dominado un solo partido y la Administración emanada del PRI, por la renta de sus troquitas y otros lastres, está preparándose para el cierre y para dejar la Casa Municipal en manos de otra opción.

La Administración de Oswaldo Ponce gastó más de 100 mil pesos al mes en la renta de 5 camionetas.