En este momento estás viendo Desatados —y sin freno— los machistas Macedonio de MORENA en Silao

Desatados —y sin freno— los machistas Macedonio de MORENA en Silao

Si hubiese una especie de condón mental para refrenar el disparo de ideas líquidas sin sustento o evitar la concepción de barbaridades, si ese dispositivo anticonceptivo existiera, los machistas Macedonio de MORENA-Silao serían los primeros en usarlo, porque se han convertido en los principales multiplicadores de la violencia política por razón de género.

Las elecciones representan la oportunidad de poner bajo el fuego a la democracia y valorar su conductibilidad. Facilitar o promover que las mujeres pueden inscribirse para votar, conseguir una candidatura o ejercer un cargo público equivale a fomentar la visión inclusiva y la participación política de la mujer, sin estereotipos ni prejuicios. Es un indicador de la democracia inclusiva, sin embargo, la violencia aún representa uno de los escollos que obstaculizan el libre ejercicio de los derechos político-electorales de las mujeres.

Por más avances que presuman los partidos políticos, las organizaciones sociales, los grupos feministas, los medios de comunicación o los colectivos defensores —institucionalizados y no institucionalizados— de derechos humanos, la violencia política contra las mujeres subsiste anidada en trincheras ocultas, principalmente de la izquierda obsoleta.

Con el ánimo de fomentar la participación ciudadana, la cultura de la denuncia y el acceso expedito de las mujeres a los mecanismos de justicia, Karina Chagoya, militante panista que aspira a una sindicatura, denunció ataques contra el panismo femenino desde cuentas de Facebook que funcionan a favor de MORENA.

Los ataques machistas de perfiles pro MORENA reflejan miedo e intolerancia: miedo ante perfiles profesionales más sólido e intolerancia ante nuevas rutas de trabajo en el ámbito político y diseñadas éstas por mujeres preparadas y capaces.

Es fácil de entender. Entre más mujeres participen como votantes, candidatas, dirigentes de partidos políticos y funcionarias electorales, mayor aceptación tendrá la participación femenina en la política. Pero aún sobreviven zorros, machistas, ladinos, bandidos electorales, que lanzan ataques contra las mujeres silaoenses que alzan la mano en la política, atacan y denigran desde esas trincheras ocultas que hoy trabajan para Carlos García.